En el año 1898 comenzó a gestarse la idea de constituir una institución social y deportiva en el barrio de Belgrano. El 21 de julio de 1909 se aprobaron los Estatutos Sociales y se designó la primera Comisión Directiva, bajo la Presidencia de Carlos F. Crescio.

El entonces llamado Círculo Belgrano funcionó en su sede de Obligado 1910 y diez años después se trasladó a la actual propiedad en la manzana comprendida por las calles J. Hernández, Arribeños, La Pampa y V. Vértiz, primero como locatarios. La propiedad fue adquirida en 1926.

Este emblemático inmueble era conocido como la finca de Corvalán por haber sido su propietario el Dr. Rafael Jorge Corvalán quien realizó en 1858 la construcción del edificio que actualmente se utiliza como sede social.

Con el transcurso de los años, el edificio ha sufrido varias remodelaciones para adecuarlo a las actividades del club. Se ha mantenido intacta la fachada exterior y el mirador vidriado que todavía hoy sirve de referencia para orientarse y que, en su momento, permitía detectar los barcos que atracaban en las barrancas y observar las extensas quintas.

La entrada principal estaba ubicada en la esquina de La Pampa y Virrey Vértiz y se accedía al predio por un gran portón de hierro y madera flanqueado por dos faroles esféricos, y una importante escalinata trepaba por la barranca. La entrada al edificio social, tanto entonces como ahora, aparece enmarcada por dos magníficas estatuas de bronce donadas por el Jockey Club, réplicas de las obras de los escultores franceses Falguiere y Dubois, cuyos originales se encuentran en la colección del Museo del Louvre.

Donde antes estaban ubicados los edificios para guardar los carruajes, sobre la calle Arribeños, entre 1919 y 1921 se construyeron el vestuario de caballeros, la cancha de pelota a paleta y los salones anexos. Originalmente había cinco canchas de tenis, pero la principal fue sustituida en el año 1928 por la pileta de natación de 33 metros de largo. La antigua tribuna de escalones de esa cancha de tenis se utilizó como solarium hasta hace pocos años en que fueron demolidos para generar un espacio más amplio.

Finalmente, las obras más importantes culminaron en el año 1930 con la construcción del vestuario de damas, y del túnel de acceso a la pileta, y la remodelación del jardín de invierno, la galería y el vestuario de caballeros.

La última edición del diario Mi Belgrano  con información de los barrios de Belgrano, Colegiales y Núñez, la podés leer en forma gratuita haciendo un clic aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.