A través de los recuerdos podemos viajar en el tiempo. Volver a aquellos días añorados que llevamos guardados en lo más profundo del corazón. Los recuerdos iluminan rincones del barrio que sobreviven y otros que ya no están. Así vemos imágenes de lugares que marcaron nuestras vidas. Si pudiéramos regresar el tiempo atrás, seguramente de la mano de aquellos que ya no están, volveríamos a algunos de aquellos sitios donde dejamos un granito de nuestra felicidad. Los recuerdos, a veces, pueden ser hermosos. Con motivo de celebrarse el 23 de noviembre el aniversario del barrio de Belgrano, le propusimos a los vecinos: cerrar los ojos, soñar con los viejos tiempos y volver a vivir aquel día, en aquel lugar.

  • Lidia: “Iría al cine que cerraron en Cabildo y Rivera y a tomar algo en el café de la esquina que cerró hace poco”.
  • Carmen: “Volvería al año 1966 cuando fui abanderada en el acto de inauguración del monolito de la barranca de Juramento y 3 de Febrero. Gracias por traer el recuerdo de este momento de orgullo y que todavía rememoro al pasar por allí”.
  • María: “Volvería a los 90, a la galería Churba, yo era adolescente en esa época. En ese entonces vivía lejos y venía cada tanto al barrio. Siento que no aproveché bien la magia de las galerías de ese momento. Recuerdo también que había un boliche muy bizarro que se llamaba Tokyo y estaba en una galería por Cabildo y Juramento. También me gustaría haber conocido la Confitería Los Dos Chinos. Me mudé de grande a Belgrano y del pasado sólo tengo los recuerdos salpicados que están más atados a la movida adolescente que a la arquitectura y lugares emblemáticos que me interesan ahora, y que uno de chico no presta atención”.
  • Beatriz: “Quisiera volver a los años 1947/8 cuando me llevaban a jugar a Las Barrancas de Belgrano. Ahora, en mi vejez, ese es mi lugar de referencia ya que desde el 2009 soy Voluntaria del Comedor de Barrancas de Belgrano “El Gomero” que funciona bajo el árbol que le da su nombre. Es una vuelta de vida en el mismo lugar”.
  • María Julia: “Volvería a los tiempos anteriores a la pandemia, no es tan lejos pero lamentablemente se fueron muchos locales comerciales que aportaban identidad a las esquinas. Por ejemplo La Argentina de Amenábar y Virrey Olaguer y Feliú, dónde ahora el terreno está en pozo y quién sabe cuántos pisos tendrá el nuevo edificio que nos sacará el sol y esa escala humana que todavía tienen algunas calles de Belgrano. Pasará lo mismo con la emblemática esquina de Vuelta de Obligado y Juramento, enfrente de La Redonda. Una verdadera pena que el Código Urbanístico no regule mejor estas situaciones”.
  • Meli: “Viajaría a los tiempos en los que Cabildo, Juramento y tantas otras calles, estaban llenas de árboles y no había torres. Al clásico barrio residencial con los caserones de tejas y comercios que marcaban tendencia. Con los cines tan tradicionales que hoy ya no existen o están abandonados”.
  • Luis: “Regresaría a los 70, al vivero que había en la estación Belgrano R, en Echeverría y Zapiola. Disfrutaba mucho ir con mi familia a comprar plantas. Allí compramos un pino que planté y sigue en pie en el fondo de lo que fue una casona de 1800, en Moldes y Echeverría”.
  • Romina: “Amo Belgrano. Me gustaría mucho pasear por Cabildo o por Melián hace 100 años atrás, para ver cómo eran”.

Recomendaciones

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.