Dos vecinos, nos enviaron comentarios relacionados con los ruidos molestos:

Carlos: “Vivo en 3 de febrero al 2700. Tengo unos vecinos que están a los gritos todo el día, desde la mañana hasta la madrugada sin parar. Por lo que se oye, debe haber muchos chicos viviendo allí. No solo son gritos, sino que poseen como tres o cuatro motos las cuales aceleran todo el día sin importar la hora. Se escucha el griterío y no puedo tener un momento de paz».

El Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires establece como conducta típica en materia de ruidos molestos el “perturbar el descanso, la convivencia o la tranquilidad pública mediante ruidos que por su volumen, reiteración o persistencia, excedan la normal tolerancia”. Si se trata de problemas entre particulares o vecinos (como por ejemplo: voces humanas, ladridos de perro, ruidos ocasionados por el movimiento de mobiliario o ruidos por pelotazos), se puede solicitar el servicio de mediación comunitaria en buenosaires.gob.ar/tramites/mediacion-comunitaria, llamar al 0800-33FISCAL (347225) o denunciarlo en la comisaría más cercana.

Adriana: “De lunes a domingos, a toda hora, es incesante el tránsito de camionetas por todo el barrio anunciando por sus altoparlantes la compra de todo tipo de muebles y electrodomésticos, perturbando en horas de descanso y de trabajo, a gente internada o con problemas de salud, ancianos, animales domésticos, etc. Además obstruyen la normal circulación vehicular. La contaminación acústica afecta la salud física y psicológica. ¿Nadie la controla en la Ciudad de Buenos Aires? La fiscalía, la defensoría del pueblo o la línea telefónica 147: ¿Toman las denuncias y no hacen nada? ¿Qué recurso nos queda a los vecinos del barrio para detener esta contravención?»

Farmacias

Recomendaciones

Por admin